¡¡¡YA A LA VENTA!!!: UN PLEBEYO EN LA CORTE DE LUIS FELIPE VI

 

 

 

 

 

 

 

BOOKTRAILER DE PRESENTACION

¡YA ESTA A LA VENTA! LA NUEVA NOVELA DE LUIS MIGUEL ALONSO SUAREZ, un giro radical respecto a su anterior novela, EL GRITO DE LA FORESTA,  aunque mantiene una dura crítica social.

Se puede conseguir  en formato papel en las principales tiendas de libros al precio de 22,95€

EN ESTA WEB la puedes comprar con un 12% de descuento de lanzamiento (20€ + gastos de envío)

SOLICITA TU EJEMPLAR EN aees25@hotmail.com

 

 

 

Después de 20 años sin escribir novela, dedicado a confeccionar discursos políticos, a diseñar un modelo de salud que garantizase la cobertura de las necesidades en materia de salud y cuidados de la población española, de garantizar el estado de bienestar, sin que a nadie le interesase, he vuelto a escribir ficción, y es ficción aunque paradójicamente la realidad sigue superando a la imaginación creadora.

Los “fantasiosos” nos quedamos cortos. ¡Que tristeza!

En fin, que no he venido a llorar, sino a presentar un nuevo trabajo. 

LA NOVELA EN LA WEB DE EDITORIAL CALIGRAMA COMIENZA SU DISTRIBUCIÓN

Se titula:

UN PLEBEYO EN LA CORTE DE LUIS FELIPE VI

Una historia de amor y lujo en un mundo que se desmorona a su alrededor. Una aventura de capa y espada en pleno siglo XXI

SINOPSIS

“Un Plebeyo en la Corte de Luis Felipe VI” propone una historia de amor imposible entre un joven periodista y la heredera al trono de un país muy similar a esta España nuestra.

La acción comienza en un futuro cercano, a finales del año 2023, a pocos meses de unas elecciones generales en las que las encuestas pueden dar la mayoría absoluta a una coalición de derechas.

Una sociedad abrumada y agotada tras varios años de pandemia por el covid-19, con un modelo de salud obsoleto que no da respuesta a las necesidades de la población. Donde las administraciones públicas no están preparadas para abordar el envejecimiento y sus consecuencias.

Un país asolado por catástrofes naturales y una crisis económica y energética sin visos de recuperación.

 

 

Con un gobierno socialista en minoría apoyado por partidos independentistas y una izquierda fundamentalista, que ve en el proceso electoral el final de su hegemonía.

Un presidente de gobierno que quiere perpetuarse en el cargo. Una monarquía parlamentaria amenazada por un golpe de estado de baja intensidad y largo recorrido que intentará terminar con el régimen del 78, mientras su joven heredera descubre las mieles del primer amor.

¡Juventud, divino tesoro!

¡EL ANÁLISIS ANUNCIADO DE LA CRISIS DE LA DERECHA ESPAÑOLA!

Cualquier parecido con la realidad es pura fantasía, aunque no hizo falta mucha para escribir esta obra.

 

Una obra de capa y espada, con palacios, reyes y princesas. Una historia de amor en una corte del siglo XXI. Y como siempre caemos en la misma piedra, no está exenta de confabulaciones, traidores, villanos, héroes y otros personajillos mediocres, que dan color a la historia de un país, en este siglo o en cualquiera. Una fantasía que no les será ajena.

Una mezcla de “Vacaciones en Roma”, «El Príncipe y la Corista»  y “El prisionero de Zenda”

Una historia que podría haber sido de capa y espada, si el palacio de la Zarzuela tuviera foso y almenas.

Una obra única y especial… como tantas otras, pero esta es para usted.

 

 

Baste aclarar que los personajes descritos en la obra, son eso, personajes literarios, aunque puedan coincidir aparentemente con gente de carne y hueso que habita en nuestro universo, coincidencia, nada más.

Leer más Sin comentarios

EL GRITO DE LA FORESTA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PINCHA AQUI PARA VER EL VIDEO PROMOCIONAL

Es el rastro señores, vengan y anímense, en “El grito de la Foresta” encontrarán todo lo que busquen al mejor precio: Entretenimiento, fantasía, acción, reivindicación, filosofía, moralina, misterio, y más fantasía.

DISTRITO 93 AZETA DISTRIBUIDORA

Uno, dos y tres, Uno, dos y tres. Una obra única y especial… como tantas otras, pero esta… es para usted.

En el albor de un nuevo mundo decidí que “EL GRITO DE LA FORESTA” fuese mi primera obra de ficción publicada. Una Pandemia 100% letal. Peter Harrison tendrá que convencer a un mundo escéptico de que la pesadilla ha comenzado.

En estos días comienza su distribución en librerías y puntos de venta habituales, como por ejemplo

PUEDES COMPRAR LA OBRA EN:

EDITORIAL DISTRITO 93: PINCHA AQUI

«La Casa del Libro»

(PINCHA AQUI PARA VER/COMPRAR)


«LibroyMás»

(PINCHA AQUI PARA VER/COMPRAR)


«Agapea.com»

(PINCHA AQUI PARA VER/COMPRAR)

«IBERLIBRO.COM»

(PINCHA AQUI PARA VER/COMPRAR)

EDITORIAL DISTRITO 93

LIBRERIA IGUAZU (LEON)

LIBRERIA VALDERAS (LEON)

LIBRERIA PASTOR (LEON)

LIBRERIA ARTEMIS (LEON)

LIBRERIA ALBAREDA (ZARAGOZA)

LIBRERIA ANTIGONA (ZARAGOZA)

EL RINCON DE MIRIAM (LEON)

SPUTNIK LIBRERIA CAFE (LEON)

LIBRERIAS SANTOS OCHOA (ESPAÑA)
AMAZON.ES
AMAZON.COM
EBAY.ES
EL CORTE INGLES
LIBRERIAS PROTEO (MALAGA)
TODOS TUS LIBROS.CON (ESPAÑA)
LIBRERIA BABEL (GRANADA)
LIBRERIA AGORA (GRANADA)
LIBRERIA SANTA CLARA (OCAÑA. TOLEDO)
LIBRERIAS AGAPEA (ESPAÑA)
LIBRERIAS PICASO (ANDALUCIA)
LIBRERIA CONTIJOCH (BARCELONA)
BUSCALIBRE.COM
LIBRERIA CLEMENTE (MURCIA)
LA TABERNA DEL LIBRO (HUELVA)
LIBRERIA PULGARCITO (MADRID)
PAPELYMAS PAPELERIA (SEVILLA)
LA TIENDA DE SOFIA
CAFE DEL LIBRO LA BUENA VIDA (MADRID)
LIBRERIA ARGOT (CASTELLON)

Leer más Sin comentarios

MUY PRONTO A LA VENTA: MI QUERIDA ESPAÑA

UN NUEVO PROYECTO

 

“Mi querida España”, esta España mía, esta España nuestra, un título inspirado en la canción de Cecilia para una obra muy personal.

Mi primera intención fue titularla “Una historia para Tontos” pero finalmente no me pareció adecuado insultar a todos los españoles que no aprendieron nada de la guerra civil del 36, que son muchos, por lo que me decanté por la fina ironía de Cecilia.

Como decía se trata de un proyecto muy personal, aunque no es mi historia, es la historia de mi familia, la historia de mi padre, de como dejó de ser un niño para convertirse en hombre, de la peor manera posible. Una historia contada en veintiocho folios. Veintiocho folios dedicados a sus hijos, que llegaron a mis manos tiempo después de haberle perdido para siempre.

Reconstruir la historia de tres años de su vida, pero que años, del 36 al 39, para después novelarla, está resultando una empresa… difícil de definir, pero apasionante.

Si bien al inicio del proyecto, como con cualquier otro, visualicé el resultado final y me pareció interesante, incluso necesario, otra cosa muy diferente es el abordarlo día a día.

Reencontrarse con los seres queridos, aquellos que se han ido, supone un esfuerzo emocional sin parangón.

“Mi querida España” podría muy bien ser una precuela de “Cuéntame”.

Describir los tres años de la guerra civil española, sin entrar en estrategias militares, pero mirando a la cara a los muertos. Contando en un lenguaje sencillo, lo que le pasaba por la cabeza a un niño, un niño grande, pero niño, al fin y al cabo. Cómo era su vida, a que dedicaba el tiempo libre, mientras corría de un lado a otro sin su familia, sin saber si los volvería a ver.

Republicanos, Nacionales, jilipollas todos.

Con esta obra pretendo inmortalizar el recuerdo de un hombre, don Manuel Francisco de Paula Alonso Mirallas, mi padre, un hombre bueno y trabajador, un amante del arte, un poeta. Así como dedicarla con todo mi amor, de manera implícita al resto de mi familia, a mi madre, y a mis hermanas.

Son muchas las historias que nos han contado sobre la guerra civil. Múltiples enfoques, para otros tantos personajes. Dramas angustiosos que nos han conmovido, que han intentado manipularnos a izquierda o derecha. Grandilocuentes historias de la patria, de la vergüenza de la patria.

En “Mi querida España” no encontrarán nada de eso. Es la misma historia contada como nunca antes se había contado, con una naturalidad aplastante. Una historia cotidiana, extraordinaria, pero cotidiana.

Una historia en blanco y negro, como aquellos primeros años de la familia Alcántara, con la que tanta gente se identificó.

Conocer la historia es fundamental para evitar las miserias de nuestra sociedad, pero no la historia de los rojos o de los azules, sino la historia de todos. Por eso no descansaré hasta ver publicada “Mi querida España”

Leer más Sin comentarios

5 POEMAS PARA UNA VIDA

Si, ya sé que la poesía es algo de otros tiempos, que no mola hablar de poemas, pero cuando se sobrepasa cierta edad ya no es un problema que te llamen “poeta”, ni importa lo que digan los demás. Es fácil decir que nunca importa lo que digan los demás, pero por desgracia vivimos en este mundo, en una sociedad en la que en algún momento, quizás demasiados, sí que importa lo que dicen los demás.

En fin, que les voy a hablar de poesía, más que hablar, compartir con ustedes, por ejemplo, cinco poemas que me han acompañado toda la vida. Por descontado soy un romántico, en el estricto sentido del término. En comunión con aquel movimiento que se denominó “Romanticismo”

Y no hay mejor comienzo que evocar al maestro, a Gustavo Adolfo Bécquer

 

RIMA 73 GUSTAVO ADOLFO BECQUER. 1868

Cerraron sus ojos,
que aún tenía abiertos;
taparon su cara
con un blanco lienzo,
y unos sollozando,
otros en silencio,
de la triste alcoba
todos se salieron.

La luz, que en un vaso
ardía en el suelo,
al muro arrojaba
la sombra del lecho,
y entre aquella sombra
veíase a intervalos
dibujarse rígida
la forma del cuerpo.

Despertaba el día
y a su albor primero,
con sus mil ruidos
despertaba el pueblo.
Ante aquel contraste
de vida y misterios,
de luz y tinieblas,
medité un momento:
¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

De la casa, en hombros,
lleváronla al templo,
y en una capilla
dejaron el féretro.
Allí rodearon
sus pálidos restos
de amarillas velas
y de paños negros.

Al dar de las ánimas
el toque postrero,
acabó una vieja
sus últimos rezos;
cruzó la ancha nave,
las puertas gimieron
y el santo recinto
quedose deserto.

De un reloj se oía
compasado el péndulo,
y de algunos cirios
el chisporroteo.
Tan medroso y triste,
tan oscuro y yerto
todo se encontraba…
que pensé un momento:
¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

De la alta campana
la lengua de hierro
le dio volteando
su adiós lastimero.
El luto en las ropas
amigos y deudos
cruzaron en fila
formando el cortejo.

Del último asilo,
oscuro y estrecho,
abrió la piqueta
el nicho a un extremo.
Allí la acostaron,
tapáronle luego,
y con un saludo
despidiose el duelo.

La piqueta al hombro,
el sepulturero,
cantando entre dientes,
se perdió a lo lejos.
La noche se entraba,
reinaba el silencio;
perdido en las sombras,
medité un momento:
¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

En las largas noches
del helado invierno,
cuando las maderas
crujir hace el viento
y azota los vidrios
el fuerte aguacero
de la pobre niña
a solas me acuerdo.

Allí cae la lluvia
con un son eterno;
allí la combate
el soplo del cierzo,
del húmedo muro
tendida en el hueco,
¡acaso de frío
se hielan sus huesos!…

¿Vuelve el polvo al polvo?
¿Vuela el alma al cielo?
¿Todo es vil materia,
podredumbre y cieno?
¡No sé; pero hay algo
que explicar no puedo,
que al par nos infunde
repugnancia y duelo,
al dejar tan tristes,
tan solos los muertos!

 

En segundo lugar, propongo un clásico escolar, de los escolares de hace muchas décadas, que nunca me aprendí de memoria por mi naturaleza rebelde, pero que es un himno al mar y la libertad, siempre en la tónica de otro de los grandes exponentes del “Romanticismo”, don José de Espronceda.

CANCION DEL PIRATA. JOSE DE ESPRONCEDA. 1835

Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela,
mi velero bergantín:
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, el Temido,
en todo mar conocido,
del uno al otro confín.

La luna en el mar riela,
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y ve el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Estambul.

Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del inglés,
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.»

Que es mi barco mi tesoro,
Que es mi Dios la libertad,
Mi ley, la fuerza y el viento,
Mi única patria, la mar.

Allá muevan feroz guerra,
ciegos reyes
por un palmo más de tierra;
que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.

Y no hay playa,
sea cualquiera,
ni bandera
de esplendor,
que no sienta
mi derecho
y dé pecho
a mi valor.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

A la voz de «¡barco viene!»
es de ver
como vira y se previene,
a todo trapo a escapar;
que yo soy el rey del mar,
y mi furia es de temer.

En las presas
yo divido
lo cogido
por igual;
sólo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.

Que es mi barco mi tesoro,
Que es mi dios la libertad,
Mi ley, la fuerza y el viento,
Mi única patria, la mar.

¡Sentenciado estoy a muerte!
Yo me rio;
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena,
colgaré de alguna antena,
quizá en su propio navío.

Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.

Que es mi barco mi tesoro,
Que es mi dios la libertad,
Mi ley, la fuerza y el viento,
Mi única patria, la mar.

Son mi música mejor
aquilones,
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.

Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,
yo me duermo
sosegado,
arrullado
por la mar.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

 

Para seguir les propongo, lo que algunos denominarían una excentricidad, una mirada a la realidad social de aquellos tiempos, con reflejo en cualquier otra época, incluida la actual. Un revulsivo ante la hipocresía. Otro poeta contemporáneo y amigo de Gustavo Adolfo, el señor Eusebio Blasco y Soler

 

UN DURO AÑO.  EUSEBIO BLASCO Y SOLER. 1883

I

Monte arriba, cara al viento,
buscando reposo y calma,
íbame yo muy contento,
dándole descanso al alma,

y cuando al alto llegué,
y al dar la vuelta a la cima,
un rebaño me encontré
que se me venía encima.

Avanzaban las ovejas
marchando al paso tranquilas,
y pasaban las parejas
al sonar de las esquilas,

y a los últimos reflejos
de los rayos vespertinos
las vi perderse a lo lejos
por los ásperos caminos.

Detrás de ellas, lentamente,
dando al aire una canción
y sacando indiferente
su mendrugo del zurrón,

venía un pastor, un niño,
un imberbe zagalejo,
que me inspiró ese cariño
que es tan súbito en un viejo.

-¡Hola! ¿tú eres el pastor?
-Sí señor, ¿qué se le ofrece?
-¿tienes padres? -no señor.
-¿cuántos años tienes? – Trece.

-¿Y cuánto ganas, amigo?
– Un duro. – ¿al día? -¡anda maño!
– ¿Un duro al mes? – ¡que no, digo!
– ¡Un duro al año!

Le dejé que se marchara
y en el monte me senté,
y avergonzado, la cara
en las manos oculté.

Pasaron por mi memoria
templos, palacios y reyes,
los aplausos y las glorias,
los discursos y las leyes,

los millones del banquero,
las fiestas del potentado,
réditos del usurero,
ladrones en despoblado,

fortunas mal heredadas
en el tapete perdidas,
cortesanas celebradas
de ricas galas prendidas,

los que de lujo se afanan,
tantas glorias, tanto daño…
y en tanto hay seres que ganan…
¡Un duro al año!

¡Un duro! ¡Oh, Dios! ¡Cuántas veces
lo habré derrochado yo,
en miles de pequeñeces
que mi gusto me pidió!

en comer sin tener ganas,
en caprichos, en favores,
en vanidades humanas,
en guantes, coches y flores,

en un rato de placer,
en un libro sin valor,
en apostar, en beber,
en humo, en un buen olor…

Y ese duro que se olvida
En cuanto correr se deja,
era un año de la vida
de aquel niño que se aleja…

Y vi que somos peores
todos los seres humanos.
unos, falsos soñadores;
otros, falsos puritanos.

Ya ateos o ya creyentes
todos en el daño iguales;
resolviendo diligentes
grandes problemas sociales;

y hay seres que, en esa edad,
ignoran su propio engaño
y deben a la humanidad…
¡Un duro al año!

¡No! Mientras que, en el frío enero,
en una espantosa noche,
mi prójimo, por dinero,
me lleve a mi casa en coche;

mientras de la mina oscura
saque el carbón tanta gente,
pasando tanta amargura
para que yo me caliente;

mientras de la alegre fiesta
salga yo, que siento y creo,
y al pobre que me moleste
le mande airado a paseo;

mientras derroche la moda,
y se gasten, grande o chico,
mil duros en una boda,
mil en entierros del rico,

y hasta el sol desigual sea
en dar al hombre sus rayos,
y haya niños con librea
que me sirvan de lacayos

ni creo en leyes humanas
ni en el que las bombas tira…
¡Palabras! ¡Palabras vanas!
¡Mentira, todo mentira!

No hay a las penas consuelos;
¡sufrir y siempre sufrir!
¡El Cristo se fue a los cielos,
pero volverá a venir!

Y ha de subir a mil codos
más alto el nuevo diluvio,
y en él moriremos todos;
y más altos que el Vesubio

nos ha de ver impasible
ese niño, ese pastor,
ya convertido en terrible
ángel exterminador,

y entre torrentes de lava
gritará de su alto escaño:
-Yo soy aquel que ganaba
¡Un duro al año!

Así a mis solas decía,
solo, en la cumbre del monte,
mientras el sol se escondía
en el rojizo horizonte,

en la sombra se ocultaban
lentamente las aldeas,
y allá lejos humeaban
las fabriles chimeneas,

Veíanse allá las cruces
de las altas catedrales
y los rayos de las luces
de las fiestas mundanales.

Allí lloran afligidos
miles de seres humanos,
allí rezan compungidos
los que se llaman cristianos.

Entre el ruido y movimiento
de las modernas ciudades,
resumen triste y cruento
de las necias vanidades…

Y allá, perdido en la plana,
cantando, tras su rebaño,
iba aquel niño que gana
¡Un duro al año!

 

Y aunque parezca que cambiamos de tercio es que cambiamos de tercio. Pero sin perder un ápice de romanticismo. Sin duda me viene a la cabeza la melodía y el inimitable timbre de voz de Nacha Guevara al pensar en este poema de Mario Benedetti, que me obligo a compartir con ustedes.

TE QUIERO.  MARIO BENEDETTI. 1974

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada,
te quiero por tu mirada,
que mira y siembra futuro.

Tu boca que es tuya y mía,
tu boca no se equivoca,
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía.

Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero,

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola.

Te quiero en mi paraíso,
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso.

Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

 

Y como esta era corta, no puedo evitar seguir escuchando esta otra maravilla de un poeta moderno, el señor Pablo Milanés

YO NO TE PIDO. PABLO MILANES. 1978

Yo no te pido
que me bajes una estrella azul,
sólo te pido
que mi espacio llenes con tu luz.

Yo no te pido
que me firmes diez papeles grises para amar,
sólo te pido
que tú quieras las palomas que suelo mirar

De lo pasado no lo voy a negar
y el futuro algún día llegara
y del presente que te importa a la gente
si es que siempre van a hablar.

Yo no te pido
que me bajes una estrella azul
sólo te pido
que mi espacio llenes con tu luz.

 

Sigue llenando este minuto
de razones para respirar,
no me complazcas, no te niegues
no hables por hablar.

De lo pasado no lo voy a negar
y el futuro algún día llegara
y del presente que Te importa a la gente
si es que siempre van a hablar

Yo no te pido
que me bajes una estrella azul
sólo te pido
que mi espacio llenes con tu luz

 

Como siempre las matemáticas son una ciencia exacta, donde cinco se convierte en seis, y de rigor es terminar con un broche de oro, no digo más.

VOLVERAN LAS OSCURAS GOLONDRONAS. GUSTAVO ADOLFO BECQUER. 1871

Volverán las oscuras golondrinas

en tu balcón sus nidos a colgar,

y otra vez con el ala a sus cristales

jugando llamarán.

 

Pero aquellas que el vuelo refrenaba

tu hermosura y mi dicha a contemplar,

aquellas que aprendieron nuestros nombres…

ésas… ¡no volverán!

 

Volverán las tupidas madreselvas

de tu jardín las tapias a escalar,

y otra vez a la tarde aún más hermosas

sus flores se abrirán.

 

Pero aquellas cuajadas de rocío

cuyas gotas mirábamos temblar

y caer como lágrimas del día…

ésas… ¡no volverán!

 

Volverán del amor en tus oídos

las palabras ardientes a sonar;

tu corazón de su profundo sueño

tal vez despertará.

 

Pero mudo y absorto y de rodillas,

cómo se adora a Dios ante su altar,

como yo te he querido…, desengáñate,

¡así no te querrán!

Leer más Sin comentarios

CARTA A MARCO TULIO CICERON

Querido maestro y amigo, después de más de dos mil años, el hombre sigue cometiendo los mismos errores, sigue sin aprender.

Si, tenemos internet, que siempre es más rápido que un griego corriendo o que un jinete romano, pero en lo importante no avanzamos, es más, yo creo que vamos a peor.

Por otro lado, quería anunciarte: la nueva Roma ha caído, y en esta ocasión no hemos tardado cien, ni doscientos, ni trescientos años, ha sido de golpe, en un abrir y cerrar de ojos, aunque algunos lo veníamos anunciando desde hace un par de décadas, y de malos augures nos tacharon, pero ahí estamos en el fin de un tiempo, que tuvo cosas buenas y cosas malas, que era nuestro y que nunca volverá.

El imperio occidental, nuestros valores y principios, la democracia heredada de la cultura romana, de tu querida República por la que tanto luchaste, ha caído como fruta madura. Oriente es el futuro, y aunque algunos lo quieran vestir de colores políticos, de izquierda o derecha, la falta de libertad y otros valores diferentes, que nos son ajenos, que no entendemos, ni están en nuestra naturaleza, nos arrollan, y lo que no consiguieron los aviones, los barcos y las bombas, un simple virus, algo pequeño y microscópico lo ha logrado.

Hemos perdido la batalla y aún no nos hemos enterado. Nos estamos adaptando al nuevo entorno, algo inimaginable en las peores pesadillas, pero ahí estamos, seguimos adelante, tragando con todo, aceptando nuestro aciago destino.

Si a ti te costó tragar y convivir con oscuros personajes en el ocaso de la República, nosotros no somos menos. Que discursos podrías hacer sobre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, sus insignes ministros o la fiscalía del Estado. Y no serían peor las represalias que tu lengua viperina generase en estos tiempos, que en aquellos.

Mi querido Marco Tulio, la tristeza me embarga al comprobar que no hay respuesta, que el ingenio se extinguió hace tiempo, que solo la mediocridad nos inunda, que nos hemos rendido ante el enemigo, que nuestra cultura, nuestros valores y principios se diluyen entre fiebres, tos y neumonía atípica, que todo se derrumba a nuestro alrededor, que nada es eterno, salvo el amor de los que se fueron en silencio, en soledad absoluta, sin reprocharnos nada.

Y vuelta a empezar.

Ya sé que estas líneas te parecerán oscuras, angustiosas, incluso desesperadas, pero mi buen Marco, no te preocupes en exceso, son fruto de una visión que va más allá del optimismo pueril que el conformismo imprime en mis coetáneos. No queremos ver la realidad, y aunque me intento sumar a una ceguera sedante y colectiva, no logro alejar de mí los fantasmas de un futuro indeseado, pero real y certero.

Lo que daría por volver a subir por el Clivus Palatinus hacia lo alto del Palatino hasta llegar a tu casa, y sentarnos a la puesta del sol, y escuchar tus novedades sobre la República, o enfilar el camino de “el Retiro” hasta aquel banco en el que me sentaba a leer tus memorias entre el griterío de niños y el pasar de los turistas.

Y vuelta a empezar.

Que te voy a contar que no sepas o hayas intuido ya. Nada volverá a ser lo mismo, y aunque cansado y sin ganas de batallar, no nos queda otra, me tendré que levantar, mirar al Cesar de frente y contar al pueblo la verdad.

Y vuelta a empezar.

Me despido ya, dale recuerdos a tu hija Tulia, para ti un abrazo de los de antes, hoy se reduce a una pirueta con el codo, una mano en el corazón o el dedo medio bien tieso reivindicando sabe dios.

Más de dos mil años….

 

AQUI PUEDES VER EL VIDEO

 

Leer más Sin comentarios

Contacta con el autor

Contacto